Cinco academias científicas solicitan con urgencia acelerar la acción contra la contaminación del aire

130

Las Academias de Ciencias y Medicina de Alemania, Brasil, Estados Unidos y Sudáfrica han presentado, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, una declaración conjunta solicitando una mayor financiación y creación de un nuevo pacto mundial contra la contaminación del aire.

Con ello pretenden que todos los países del mundo adopten con urgencia controles de emisiones y sistemas de monitorización de la calidad de aire, para poder luchar contra la contaminación atmosférica. Un problema que causa millones de muertes cada año.

«Si no confrontamos con urgencia este desafío global, la contaminación del aire continuará teniendo un costo elevado en términos de enfermedades, discapacidad y muertes prevenibles, así como en costos en su atención», dijo Marcia McNutt, presidenta de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

La contaminación del aire es la causa de aproximadamente 7 millones de muertes prematuras cada año. Personas vulnerables como: mujeres, niños y ancianos, tienen un mayor riesgo. La exposición a contaminantes puede conllevar enfermedades cardíacas, asma, diabetes, eccema, cáncer y en caso de niños, afectar a su desarrollo cerebral.

La contaminación del aire está vinculada al cambio climático. Si por ejemplo, se pudieran reducir los contaminantes climáticos de vida corta como el metano o el carbón negro, se podría limitar el calentamiento global en hasta 0.5 Cº en los próximos años, lo que evitaría 2.4 millones de muertes prematuras.

Según el estudio de dichas academias, el mayor culpable de esta contaminación es la combustión de combustibles fósiles y biomasa para la generación de energía, calefacción, cocción de alimentos, transporte y agricultura. Esta polución de los combustibles fósiles es perjudicial para los seres humanos, ya que contiene muchas partículas que entran en el cuerpo y perjudica los órganos.

Las academias recomiendan a todos los países que tomen medidas con prioridad para reducir la contaminación, colocando controles de emisiones en la industria y optar por combustibles limpios. Donde sea posible y existan resultados positivos se deben compartir y utilizar, como ejemplos a seguir, para los que luchan por mejorar la calidad del aire.

«La contaminación del aire no solo está dañando nuestro planeta y acelerando el cambio climático, sino que también está quitando millones de vidas», dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

«Es alentador ver a la comunidad científica unirse y pedir una acción urgente frente a este problema realmente global. Es hora de colocar en un lugar prioritario la contaminación del aire dentro de la agenda política» añadió.