Emisiones de centrales eléctricas medidas desde el espacio

144

Una red global de satélites medirá las emisiones de carbono de todas las grandes centrales eléctricas de todo el mundo, gracias a una donación de 1.7 millones de dolares de Google.

WattTime, una organización sin ánimo de lucro con sede en los Estados Unidos, está detrás del proyecto y espera que los datos responsabilicen a las plantas contaminantes de los estándares ambientales y que ayuden a avanzar en las tecnologías de reducción de emisiones.

El proyecto funcionará ayudándose de la red mundial de satélites para observar las plantas de energía desde el espacio con la tecnología de inteligencia artificial, utilizando algoritmos de procesamiento de imágenes para detectar signos de emisiones en las plantas.

WattTime explica que el proyecto recopilará datos de distintos sensores que operan con diferentes longitudes de onda para garantizar la precisión. La inteligencia artificial validará, de forma cruzada, los indicadores múltiples de las emisiones de las plantas de energía desde el infrarrojo térmico, que indica el calor cerca de las pilas de humo y el consumo de agua de refrigeración, hasta el reconocimiento visual del humo que una planta genera.

Uniéndose a WattTime están: Carbon Tracker, un grupo de expertos que analiza los impactos económicos de la transición energética y la primera organización en ser pionera en el monitoreo de plantas de energía basadas en satélites; y World Resources Institute, una organización de investigación global que posee una base de datos de plantas de energía.

»Muchas compañías de energía, en todo el mundo, actualmente ocultan su contaminación en secreto. Pero a través del creciente poder de la IA, nuestra pequeña coalición de organizaciones sin ánimo de lucro está a punto de levantar ese velo en todo el mundo, en una sola vez», dijo Gavin McCormick, director ejecutivo de WattTime.

«Pensar que hoy en día, un pequeño equipo como el nuestro, puede usar técnicas emergentes de detección remota de la IA para responsabilizar a todos los contaminadores, en todo el mundo, es bastante increíble».

»Pero lo que realmente me gusta de los buenos datos es como pone a la mayoría de las empresas, gobiernos y ambientalistas del mismo lado. Estamos encantados de ver cuantos grupos responsables y con visión de futuro han comenzado a utilizar datos avanzados para reducir voluntariamente las emisiones».