Un estudio demuestra que las estufas alimentadas por pellet limitan la contaminación del aire un 90%

0
41

Un estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte demuestra que un novedoso diseño de estufa, que utiliza pellets de madera comprimida, reduce la contaminación aérea emitida en un 90% de todos los contaminantes asociados con problemas de salud y cambio climático. Los hallazgos provienen de un estudio de campo en Ruanda diseñado para provar la actuación de las estufas en condiciones reales.

«Queremos evaluar estas nuevas calderas alimentadas por pellets, y asegurando financiación de la Alianza de Cocinas Limpias y la Coalición por el Clima y Aire Limpio basada en nuestra experiencia produciendo estudios de campo» comenta Andy Grieshop, Profesor Asociado de Ingeniería de Medio Ambiente en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y Autor de la publicación de este estudio.

«Han habido numerosos intentos de producir estufas más limpias que se utilicen en paises en vias de desarrollo, pero mientras que suelen funcionar en condiciones de laboratorio, presentan mala actuación cuando se someten a condiciones reales» señala Grieshop. «Sin embargo, hemos encontrado que las estufas alimentadas por pellet actuan bien en este terreno. Vimos cortes drásticos en la emisión de contaminantes».

Las estufas alimentadas por pellets presentan unos ventiladores con bateria lo cual facilita la combustión de los pellets con eficiencia, reduciendo la emisión de contaminantes. Las estufas presentan paneles solares que cargan dichas baterias, haciendo que su uso a largo plazo sea factible en zonas donde conectar la bateria a una toma de corriente eléctrica no es posible.

Los investigadores trabajaron junto a residentes de Ruanda, controlando las emisiones aéreas cuando la gente hace la comida utilizando hogueras de madera, lo cual es común en zonas rurales; cuando se emplean estufas alimentadas por carbon, comunes en zonas urbanas; y cuando se emplean las nuevas estufas alimentadas por pellets.

Los investigadores provaron para un amplio número de contaminantes, incluyendo materia particulada fina (PM 2.5) y monóxido de carbono — ambos presentan riesgo para la salud — y negro de carbón, el cual es el mayor contribuyente del cambio climático. Una gran fracción de las emisiones globales de carbón negro provienen de la calefacción y cocina de los hogares.

«Para una gran parte, hemos observado que los niveles de contaminantes que superan los límites establecidos se limitan al 90% empleando estufas por combustión de pellet» indíca Grieshop.

Por ejemplo, los investigadores encontraron que la reducción de emisiones de PM 2,5 de las estufas alimentadas por pellet era del 97% comparado con las hogueras de madera y del 89% comparado con las estufas de carbón. Las estufas alimentadas por pellet son también las primeras estufas que presentan el mayor estándar según la Organización Internacional de Estandarización (ISO) para las emisiones de monóxido de carbono. Las estufas presentan un rango estricto de emisiones fijado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de estar por debajo de lo estipulado para emisiones de PM 2,5.

«El estándar ISO se desarrollo con las condiciones de laboratorio en mente, y hemos conseguido resultados de campo, lo que es considerable» dice Grieshop.

«La única excepción que hemos encontrado a estos recortes de emisiones ha sido cuando se utilizaba la estufa de pellet de forma inadecuada» recalca Grieshop. «Por ejemplo, cuando la gente utiliza un palo u otro material para iniciar el fuego en lugar de queroseno, como recomienda el fabricante, hemos encontrado emisiones elevadas en el 10% de las 59 estufas alimentadas por pellet del estudio. Pero la peor actuación de una estufa por pellet era comparable a la mejor actuación del ensayo con madera o carbón».

Mientras que estos resultados son prometedores, el reto real es si el concepto de este tipo de estufas es escalable para proporcionar la demanda de millones o billones de personas en regiones con bajos ingresos. Los resultados muestran como de efectivas son las estufas alimentadas por pellet tanto a reducir la contaminación del aire de forma novedosa mientras que el concepto de estufas no lo es.

«Las estufas probadas fueron proporcionadas gratuitamente pos una compañía que produce dinero de la venta de los pellets necesarios como combustible» miestra Grieshop. «De manera anecdótica, se encontró que en Ruanda el coste de los pellets son comparables al coste del carbón que compran las personas para sus necesidades. Sin embargo, por el momento, el combustible por pellets se crea usando serrín generado de la industria maderera. No se conoce como estender que sea escalable».

La publicación, «Estufas alimentadas por pellet aproximadas a estufas de gas mientras funcionan en hogares de Ruanda», se ha publicado en la revista Environmental Science & Technology. El autor principal de la publicación es Wyatt Champion, un investigador postdoctoral en la Universidad Estatal de Carolina del Norte el cual está actualmente en la Agencia de Protección de Medio Ambiente de Estados Unidos.

El trabajo se ha realizado con el apoyo de la Alianza para Cocinas Limpias y la Coalición por el Clima y Aire Limpio.

Puede consultar la publicación completa en el siguiente enlace: https://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.est.9b00009