Los gases de efecto invernadero marcan un nuevo máximo histórico

259

La Organización Meteorológica Mundial advierte de que la concentración de dióxido de carbono es la más alta desde hace tres millones de años

Se ha registrado otro valor trágico en la historia del medio ambiente del planeta: la concentración en la atmósfera de los principales gases de efecto invernadero –dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O)– marcó un nuevo máximo durante 2018. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha recordado este lunes que en el caso del CO2, el principal de estos gases responsables del calentamiento global, hay que remontarse tres millones de años para encontrar una concentración tan grande en la atmósfera. Y en aquel momento, la temperatura era entre dos y tres grados más cálida que ahora y el nivel del mar entre 10 y 20 metros mayor, ha advertido la organización. La OMM, un organismo dependiente de la Naciones Unidas, ha presentado este lunes su boletín anual de concentración de gases de efecto invernadero, el decimoquinto que realiza en su historia.

Estos gases siempre han estado presentes en la atmósfera terrestre e impiden que parte del calor que desprende y refleja la Tierra tras ser calentada por el Sol se pierda en el espacio. Gracias a ellos el planeta tiene una temperatura correcta que lo permite ser habitable. Pero el equilibrio que ha existido durante miles de años se ha descompensado y la OMM tiene claro el responsable: «Hay múltiples indicios de que el aumento de los niveles atmosféricos de CO2 está relacionado con la quema de combustibles fósiles», es decir, con el empleo por parteantropogénica de carbón, gas natural y petróleo.

El uso de dichos combustibles fósiles se disparó a partir de la Revolución Industrial y, por ende, las emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso del CO2, la concentración alcanzó en 2018 las 407,8 partes por millón (ppm), lo que supone casi un 47% más que el nivel preindustrial (en 1750 la concentración era de 278 ppm). El metano atmosférico alcanzó las 1.869 partes por billón (ppb) en 2018, casi un 159% más que el nivel preindustrial. Y en el caso del óxido nitroso su concentración atmosférica fue de 331,1 ppb, un 23% más que en 1750. Estos son los resultados de las más de 100 estaciones de medición repartidas por el planeta que sirven para elaborar el boletín de esta organización. En los tres gases, la concentración en la atmósfera se está acelerando, ya que el crecimiento anual registrado en 2018 supera al promedio de la década anterior.

La Organización Meteorológica Mundial ha resaltado que este incremento constante de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera provocará que las generaciones futuras «se enfrentarán a impactos cada vez más graves del cambio climático», como el aumento de las temperaturas, los eventos extremos, el estrés hídrico, el aumento del nivel del mar y la pérdida de ecosistemas marinos y terrestres. Paralelamente a ese aumento de los gases en la atmósfera, el planeta encadena récord de temperaturas. 2018 fue el cuarto año más cálido registrado desde que hay mediciones fiables, que arrancan en 1850. Los otros tres son 2015, 2016, 2017 y el año 2019 que está a punto de terminar también va a estar entre los más cálidos.

Mientras, las proyecciones de evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero no son buenas: «No hay señales de una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos contraídos con el Acuerdo de París sobre el cambio climático», ha apuntado a través de un comunicado el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. De hecho, los planes que tienen sobre la mesa los países firmantes de ese pacto apuntan a que el techo de emisiones en el mundo no se alcanzará hasta 2030. Por eso Taalas, como hacen los responsables de la ONU habitualmente, ha pedido que aumente la «ambición» de los Estados.