Contaminación aérea contra embarazadas: polvo encontrado en placentas

212

El riesgo asociado con la contaminación aérea está bien datado: se sabe que el sire sucio puede ser tan perjudicial — en ocasiones peor — tanto en el interior como en el exterior. De hecho, de acuerdo con la Agencia de Protección Medio Ambiental de Estados Unidos, puede ser cinco veces mayor que la contaminación en el exterior. Los efectos a corto plazo de la contaminación del aire tal como la irritación ocular, cansancio, dolor de cabeza, estornudos, etc… también se tienen datados los problemas a largo plazo como problemas pulmonares, infartos y asma.

Es un tormento para los lugares de trabajo modernos, llegando a ser dramático, con efectos negativos sobre trabajadores y la productivididad. Pero el impacto dañino no solo se limita a las generaciones actuales.

Partículas de polvo en placentas, ¿crisis de salud?

Los investigadores han encontrado que las partículas de polvo pueden viajar a través de los pulmones de las mujeres y quedar embebidos en su placenta. El estudio estaba constutuido por cinco madres no fumadoras en Londres y encontraron particulas de hollín oscuras tras el parto — parecidas a las partículas de hollín encontradas en macrófagos pulmonares. El hecho de que este estudio se realizara en una ciudad con gran cantidad de contaminación aérea no es coincidencia.

Un aire no limpio puede tener un efecto substancial sobre la salud y desarrollo del bebe gestante — con alta probabilidad de nacimiento prematuro, bajo peso al nacer y problemas de salud de por vida. Un estudio actual lo describe como una «catástrofe para la salud pública».

Los negocios tienen la obligación moral de proteger a sus empleados y empresarios de los efectos del polvo. Esto podría literalmente dañar a sus familiares. Las mujeres embarazadas disfrutan de una especial protección como algo normal; la sociedad se siente en la obligación de salvaguardarlas debido a su salud, y la salud de su bebé, es de suma importancia. Los negocios seben tomar las mismas medidas para la protección de polvo.

No siempre se puede observar la contaminación del aire, pero esto no significa que no esté ahí. Como se menciona, la contaminación en el interior puede ser cinco veces mayor que la contaminación en el exterior — incluso en algunos casos, incluso cientos de veces peor. En el peor de los casos, las partículas en el interior y exterior pueden mezclarse: lo que significa que los contaminantes regulares se fusionan con el polvo creado por actividades laborales como soldadura, rectificado, lijado y demás. Para proteger a esta generación y las venideras, es vital extraer el polvo desde la fuente.