Coronavirus: «La calidad del aire puede prevenir epidemias»

59

Separ aborda cómo la contaminación ambiental ha influido en el Covid-19 en un nuevo webinar.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha celebrado este 2 de junio un nuevo webinar sobre el ‘Impacto de la contaminación ambiental en el Covid-19‘. Una temática que, como ha explicado su presidente, Carlos A. Jiménez Ruiz, es doblemente actual: por un lado, por abordar la pandemia del coronavirus y, por otro, por tratar la influencia de los contaminantes en la salud respiratoria. 

Jiménez Ruiz ha sido el moderador junto a Vicente Plaza, director del Comité de Fromación y Docencia, en una reunión donde la primera ponente en exponer ha sido Pilar Cebollero, del Complejo Hospitalario de Navarra, para hablar de lo esencial de la contaminación ambiental y la patología respiratoria.

«En 2016 más del 91 por ciento de la población mundial vivía en lugares donde no se respetan las directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre calidad de aire. Las muertes prematuras por esta causa ascendían a a 4,2 millones en el mundo, el 91 por ciento en países de medianos y bajos ingresos», ha explicado a modo de introducción. Hasta un 18 por ciento de estas muertes eran por EPOC y por infecciones agudas. Hasta en un seis por ciente lo eran por cáncer de pulmón

Cebollero ha citado al material particulado, el ozono, el NO2, el SOo el CO como algunos de los principales contaminantes.

En el caso del material particulado, ha señalado que las personas con asma, diabetes y enfermedades crónicas respiratorias cardiovasculares son especialmente vulnerables a estas partículas, que pueden ser sólidas o líquidas y que  pueden mantenerse en suspesión y moverse. «Tiene efectos agudos en la salud pero también efectos crónicos sobre enfermedades respiratorias, pero también alteración del sistema inmune y de la morbilidad cardiovascular», ha explicado. 

En el caso del NO2en concentraciones por encima de 0.2 ppm causa tos, sibilantes, disnea, broncoespasmo o edema. También ha señalado que la contaminación tiene un gran efecto en el asma: aumenta el riesgo de exacerbaciones y empeoramiento de los síntomas; aumenta la prevalencia: empeora la función pulmonar; y hay un posible aumento de la sensibilización alérgica en la exposición a ozono

Fuente: www.redaccionmedica.com