Elemento radiante para fachadas usando materiales de cambio de fase

167

Un equipo de investigadores ha desarrollado un nuevo elemento radiante prefabricado para fachadas, con elevada capacidad de almacenamiento térmico, mediante la incorporación de materiales de cambio de fase. Estos materiales permiten aprovechar el calor latente intercambiado durante los cambios de estado, lo que permite almacenar una mayor cantidad de calor en el mismo volumen con respecto a otros sistemas basados únicamente en el calor sensible.

El proyecto que ha desarrollado este material se llama Inphase y, entre los resultados obtenidos, se puede destacar que se han conseguido soluciones de acumuladores regenerativos donde la descarga se puede producir en más de un día, ampliando la posibilidad de integración con energías renovables. El proyecto está dentro del Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad.

En una primera etapa del proyecto se caracterizaron más de 10 Compuestos con Cambio de Fase comerciales, para definir el más adecuado en la utilización en la pared prefabricada. Se analizaron numerosas características como la entalpía de cambio de fase, la conductividad térmica, el calor especifico, las variaciones de volumen y sobre todo la estabilidad de todas estas características a largo plazo, para garantizar una vida útil del elemento igual o superior a la del edificio.

El siguiente reto fue diseñar un mortero con el Compuesto con Cambio de Fase correcto para esa aplicación, siendo uno de los objetivos del proyecto conseguir una incorporación directa del compuesto microencapsulado dentro de la matriz del mortero, para poderlo utilizar en los procesos de producción convencionales de elementos prefabricados. Para ello, se ensayaron las propiedades térmicas de diferentes morteros de cemento adicionados con dichos compuestos, variando el tipo y la cantidad de elementos en la mezcla.

Los resultados mostraron que las mejores propiedades térmicas se obtienen utilizando agregados de sílice y aditivos antiespumantes, y permitieron definir la formulación óptima del mortero para el elemento prefabricado.