Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica

164

El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado en su página web el Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España, datos de 2018. Se encuentra una pequeña mejora de todos los contaminantes legislados en comparación al año anterior. Sorprende que las menos significativas son las emisiones en dióxido de nitrógeno (NO2), partícula (PM10) y ozono (O3), contaminantes muy peligrosos para la salud y vinculados al tráfico rodado.

Estos resultados se notificarán a la Comisión Europea antes del 30 de Septiembre, detallando la situación de las zonas con respecto a los valores legislados. La meta es dar una visión global de la calidad del aire, además de describir como se realiza su estudio y gestión.

Dentro de 2019, lo datos, aún no validados, muestran un empeoramiento en el nivel de calidad de aire, especialmente en el caso del dióxido de nitrógeno (NO2)

Contaminantes evaluados en el Informe

En el informe se incluye un resumen climático del año evaluado con los datos elaborados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), y en los apartados específicos de cada red de control se incorporan los datos de la evaluación del ozono para la protección de la vegetación.

La evaluación de 2018 se realizó para los siguientes contaminantes: dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P).

También se han medido, sin que se hayan registrado superaciones de los valores objetivo, los depósitos totales de arsénico, cadmio, mercurio, níquel, benzo(a)pireno y los demás hidrocarburos aromáticos policíclicos, así como los niveles de mercurio en aire ambiente y particulado.

Mejora respecto a 2017

La situación de la calidad el aire en lo que se refiere al dióxido de nitrógeno (NO2) mejora ligeramente respecto a 2017, al disminuir el número de aglomeraciones urbanas que superan los valores legislados.

La normativa distingue entre dos tipos de superaciones: valor límite horario (concentración de más de 200 µg/m3 durante una hora) y valor límite anual (media anual de 40 µg/m3). En concreto, en 2018, el valor límite horario solo se superó en la ciudad de Madrid, al igual que en 2017.

El informe también pone de manifiesto un descenso del número de zonas que superan el valor límite diario de partículas en suspensión (PM10). Frente a las cinco zonas que rebasaron este tope legal en 2017, 2018 se cierra con la superación en un único punto, la localidad jienense de Villanueva del Arzobispo.

En cuanto al ozono troposférico (O3), otro de los factores que más influyen en la calidad del aire, el informe muestra que en 2018 se siguieron registrando niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido en gran medida a la alta insolación y a la emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles)