La Agencia Internacional de la Energía analiza los efectos de la calefacción residencial con biomasa en la calidad de aire

589

La IEA, Agencia Internacional de la Energía, ha publicado un análisis sobre los efectos de las instalaciones de calefacción en viviendas con biomasa en la calidad de aire. Entre los resultados cabe destacar que las calderas y estufas de biomasa cumplen con los límites establecidos cuando se utilizan correctamente, mientras que las chimeneas abiertas y las estufas de leña suelen generar mucha contaminación.

La IEA explica que las emisiones que contaminan el aire son provenientes de la calefacción basada en biomasa residencial varían en función del sistema de calefacción, cómo se opera el sistema y las características del combustible utilizado.

Desde la entidad señalan que las chimeneas abiertas producen mucha contaminación en el aire, por lo que deben evitarse en entornos urbanos. Al contrario, se recomiendan las calderas y estufas modernas de biomasa por cumplir con los límites establecidos.

Operación del sistema de calefacción

El análisis revela que la forma en la que se opera con el sistema de calefacción también influye de significativamente en las emisiones de contaminantes del aire, sobre todo en calderas y estufas operadas manualmente. Para los sistemas manuales, la manera de encendido del combustible, la cantidad introducida en la cámara de combustión y el nivel de aire de combustión suministrado deben administrarse cuidadosamente de acuerdo con las mejores prácticas para minimizar las emisiones de contaminantes.

Los dispositivos de calefacción automatizados pueden mantener las condiciones necesarias para lograr una combustión de biomasa casi completa y generar emisiones de PIC muy bajas cuando se utilizan adecuadamente.

Futuras regulaciones

En 2017, la Comisión Europea anunció que estaba llevando a cabo acciones de infracción contra 16 estados miembros por niveles excesivos de PM 10. En consecuencia, desde la IEA advierten que es probable que las regulaciones, el monitoreo y la aplicación de emisiones de contaminantes del aire se vuelvan más estrictos para los sistemas de calefacción de biomasa sólida residencial.