La contaminación del aire interior: El asesino visible

174

El día Mundial de la Salud se ha celebrado este 2019 el domingo de Abril. No obstante, el aire limpio es importante durante todo el año, por lo que se ha de hablar de este problema que muchas personas no detectan como tal: la contaminación del aire interior.

Durante el siglo pasado, el ambiente ha empeorado drásticamente. El impacto en nuestra salud es obvio cuando podemos verlo, olerlo e incluso probarlo; pero cuando ese impacto es en el interior del lugar de trabajo no se suele asociar con algo peligroso.

Este no es el caso. Al igual que la gravedad, el hecho de que no siempre se pueda percibir la contaminación del aire interior en el lugar de trabajo a simple vista no significa que no esté allí. Hoy en día hay formas de lidiar con ello. Ante todo, primero se ha de entender el problema.

¿Por qué es importante el aire limpio?

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 90% de las personas en todo el mundo están expuestas a concentraciones de contaminación del aire que exceden sus pautas. A menudo se supone que se puede escapar del aire sucio al entrar, pero la verdad es muy diferente.

Las zonas de trabajo pueden tener su propio aire sucio y, según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), la contaminación interior en las instalaciones del trabajo puede ser de dos a cinco veces mayor que la contaminación exterior, y en algunos casos puede ser hasta cien peor. Es la contaminación que se encuentra en el exterior combinada con los contaminantes interiores, como humos de cocina, material de limpieza, polvo, etc.

El polvo y otras partículas en el aire son un adversario particularmente pesado: sus partículas normalmente no son visibles a simple vista y pueden entrar en los pulmones, causando irritación en los ojos, dolores de cabeza, fatiga, tos y baja productividad, entre otros. Esto puede causar enfermedades graves y problemas de salud a los empleados.

Cuando se trata de la calidad del aire interior, los empleados deben trabajar para abordar el problema desde el origen. Al atacar el problema desde el origen, los sistemas de limpieza de aire de Zehnder logran la solución. Antes de que llegue a los empleados, antes de que lo respiren, las soluciones que propone Zehnder consiguen filtrar el polvo y otras partículas del aire antes de que estas se mezclen con el aire que se respira, brindando así un espacio de trabajo más agradable, feliz y productivo.