La Red de Calor con Biomasa de Aranda de Duero aprovechará la energía sobrante de la fábrica de Michelin

185

La empresa Rebi, promotora de la Red de Calor de Aranda de Duero, ha llegado a un acuerdo con la compañía Michelin para que el proyecto de biomasa pueda aprovechar el calor sobrante de la central de cogeneración que se encuentra ubicada en la planta industrial de Michelin dedicada a la fabricación de neumáticos. El calor resultante se conducirá a través de la Red de Calor para que pueda ser utilizado en los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria de los vecinos de Aranda de Duero conectados.

En un comunicado de la empresa Rebi, la compañía destaca que este acuerdo de colaboración es un ejemplo de hibridación y aprovechamiento eficiente a gran nivel que solo se puede realizar en ciudades que cuentan con redes de calor urbanas, que permiten la integración de diferentes fuentes de energía térmica.

Según explican, el fin para el que se realiza la conexión a la Red de Calor con Biomasa está relacionado con el aprovechamiento de la capacidad de reserva de producción de vapor saturado en la etapa de baja presión. El calor residual o excedente de producción de una industria pesada en aplicaciones residenciales redunda en un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos y el cuidado y respeto del medio ambiente por reducción de emisión de contaminantes.

Situación actual del proyecto de Red de Calor

La Red de Calor de Aranda de Duero avanza según la programación de obra en su desarrollo por la ciudad. Recientemente se han incorporado nuevos clientes a la red de distribución de energía térmica de biomasa en el área del Montecillo y ya suman más de 300.

Paralelamente continúan a buen ritmo las canalizaciones donde la empresa promotora Rebi introduce los tubos preaislados por los que circula agua caliente a 90 grados centígrados.

La compañía Rebi asegura que, con los clientes actualmente contratados, la Red de Calor de Aranda evitará 525 toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera. La empresa pretende llegar a finales de este año a 4.000 toneladas de CO2 evitadas y a superar las 8.000 toneladas a lo largo de 2020.